Header image
 
 
 
 
 


 

Qué es la UNER

UNIÓN
Llamados a vivir el Ideal eucarístico reparador se integran, según su condición y estado, en distintas ramas que forman una misma familia para ser testigos de Jesucristo en su vida eucarística, e instrumento de comunión.

EUCARÍSTICA
Conscientes de que la Eucaristía es la máxima donación de la vida trinitaria, sacramento del amor, creadora de comunión y entrega a Dios y a los hermanos.

REPARADORA
El carisma de esta obra es impulso y ayuda para acoger, vivir, contagiar y proclamar la vida que brota de la eucaristía. Porque el don que el Padre nos hace en Jesucristo Eucaristía no es acogido por todos ni ocupa el centro de la vida de muchos cristianos, queremos "hacer de la Comunión y Misa diarias, del trato e imitación de Jesús Sacramentado, principio y alimento de la vida y acción".

LOS INICIOS
Dios elige al beato Manuel González García, para hacerle instrumento de la gracia carismática que dará inicio a la Familia eucarística reparadora. El 2 de febrero de 1902 es enviado en misión a Palomares del Río (Sevilla ­ España). Allí, humanamente se le rompen los esquemas. Manuel, joven sacerdote de gran sensibilidad eucarística, descubre en el abandono y dejadez que encuentra en aquella iglesia, la soledad de Dios; y orando ante aquél Sagrario, intuye "una mirada en la que se reflejaba unas ganas infinitas de querer y una angustia, infinita también, por no encontrar quien quisiera ser querido. Una mirada que se clava en el fondo del alma y no se olvida nunca".

Manuel González siempre pedía la colaboración de los seglares, que tanto le ayudarían en la evangelización de su parroquia, en las escuelas que fundaba y en las obras sociales que emprendía... Su sensibilidad eucarística le indujo a convocar personas que no olvidaran a Jesús realmente presente en la Eucaristía. Buscó «adoradores en espíritu y en verdad», iniciando una escuela propia de espiritualidad fundamentada en la total entrega a la voluntad de Dios a través de Jesús Sacramentado.

El 4 de Marzo de 1910, en Huelva, dando un retiro mensual a las señoras de su parroquia, comunica la idea, que tiene perfiles y fuerza de llamamiento fundacional. Será el comienzo de la Unión Eucarística Reparadora. Habla, y descubre que la Eucaristía se ha convertido en Calvario por la ingratitud y el desamor de los hombres. Invita a que se imite en la vivencia eucarística reparadora el espíritu de las Marías del Evangelio, que fueron las primeras que siguieron a Jesús, con las que siempre contó y nunca lo abandonaron. Las primeras que anunciaron a los apóstoles que Jesús había resucitado.

DIFUSIÓN
Don Manuel, testigo del Amor de Cristo en la Eucaristía y el Evangelio, dirá con la humildad que le caracterizaba:

"La UNER no es nueva en la Iglesia, sino tan antigua como el Evangelio. Lo nuevo ha sido, y a nosotros nos ha tocado el triste privilegio de ver y sentir que no la hubiera en la actualidad, el que Jesús estuviera sin "Marías y Discípulos fieles en su vida eucarística.
La UNER nació en la fidelidad de Galilea (mc 15,40-41), se bautizó en las lágrimas de la calle de la Amargura (Lc 23,27), se confirmó en la sangre del Calvario (Jn 19,25-26) y se perpetuó en el amor a la Eucaristía (Mt 28,20)".

Ayer, como hoy, se sigue dando la espalda a un Dios que opta radicalmente por los hombres. La Unión Eucarística Reparadora, reconoce que abandonar a Jesús en la Eucaristía es la raíz de todos los males que padece la Humanidad, no sólo en el orden religioso, sino en el moral, social y familiar y quiere luchar contra la mayor injusticia: La Eucaristía abandonada.

En 1911 ya existen en Cuba. En 1912, en México. Al año siguiente, en Argentina. En Chile, será en 1923 y en El Salvador en 1925.